Ciclismo

CONSEJOS PARA INICIARSE EN EL CICLISMO DE MONTAÑA (MTB)

Si eres amante de la adrenalina sobre dos ruedas, quieres ejercitarte y además te encanta la naturaleza y la montaña, el ciclismo de montaña es lo que necesitas

Iniciarse en el ciclismo de montaña puede ser el comienzo de una verdadera pasión que nos llevará a vivir bonitas experiencias sobre nuestra bicicleta en forma de diversión, salud y nuevas amistades. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes entre los principiantes y personas que se inician en el Mountain Bike que pueden hacer que nuestros comienzos sobre las dos ruedas no sean todo lo placenteros que desearíamos, e incluso pueden convertir una futura afición en un recuerdo amargo del que sólo deseamos olvidarnos.Para aprender hay que equivocarse, pero instruirse un poco antes de iniciar no está de más, para forjar a un verdadero ciclista que ruede y ruede durante cientos de kilómetros, no es necesario caer en los errores más comunes que muchos principiantes del ciclismo de montaña cometen en sus inicios.

Por ello he listado algunos de los fallos más frecuentes que solemos cometer:

Usar una bicicleta o equipamiento inadecuados

Si bien existen muchos modelos de bicicletas, no todas son ideales para la montaña o el terreno “en duro”, ya que este tipo de entorno suele estar conformado por laderas, baches, fango, charcos, entre otras muchas dificultades, y por ello, necesitamos una bici que pueda sobrevivir todo esto sin dejarnos tirados a mitad de camino; por lo cual las habituales bicis de paseo que tenemos en casa, no aguantarían el nivel de exigencia que se requiere para costear este tipo de rutas.

Además, debemos ir siempre provistos de herramientas que nos permitan solucionar rápidamente imprevistos en materia mecánica (llaves, destornilladores, bombas de aire, parches y demás); Así mismo, no debemos olvidar nuestra integridad física, por esta razón es indispensable llevar un mini botiquín de primeros auxilios cuando hagas rutas extensas, en él debes incluir siempre gasas, desinfectante y cinta adhesiva para las frecuentes raspaduras que podemos llegar a sufrir.

En este mismo orden, no debemos olvidar el uso de un casco, ya que este es nuestra principal protección durante las caídas, debemos procurarnos uno que sea ligero y aerodinámico, además que se adapte a las medidas de nuestro cráneo, que no maltrate nuestras orejas y que no se desabroche fácilmente, de esto último podría depender nuestra vida.

  • Empezar a pedalear con demasiada energía

Es cierto que andar rápidamente sobre la bici es emocionante y divertido, pero no olvides que el derroche de energía cobra un alto costo, y se pierde la diversión si antes de hacer la mitad de la ruta tienes que bajarte de la bici y tirarte al suelo porque ya no puedes dar ni una pedalada más.

Por ello debes asumir la pedaleada inteligentemente, distribuyendo el ritmo a medida que completas tu recorrido. Durante el primer tercio del mismo puedes tomarlo a manera de calentamiento, esto quiere decir que debemos rodar suavemente para que nuestros músculos se adapten al esfuerzo físico de forma gradual, sin esfuerzos innecesarios que puedan consumir la energía que necesitaremos después.

Rodar el segundo tercio de nuestra ruta a un ritmo constante, adecuado a nuestras capacidades físicas y nuestro rendimiento. Cada ciclista debe encontrar su propio ritmo a seguir y con el que debe ser capaz de rodar durante muchos kilómetros sin caer en el agotamiento.

Rodar durante el último tercio de nuestra ruta más duramente. Apretando el ritmo de marcha o eligiendo un desarrollo más duro durante los últimos kilómetros de nuestra ruta, aprendiendo a empujar con más fuerza aunque estemos cansados, algo de vital importancia para mejorar gradualmente nuestro rendimiento sobre la bicicleta.

  • No abastecer nuestro cuerpo de combustible de forma correcta

Todo vehículo posee un motor, aunque en el caso de la bicicleta nuestro cuerpo es ese motor que determinara el ritmo de marcha, consumiendo combustible a medida que avanzamos, de manera que nuestro organismo consume las energías que tenemos almacenadas, hasta llegar a agotarlas completamente si no las reponemos de forma adecuada. El ejercicio físico, el calor, el sudor y nuestra propia condición física marcarán la forma en que debemos reponer el combustible que nuestro cuerpo necesita mientras rodamos con la bicicleta.

Debemos evitar salir con la bicicleta con el estómago vacío y debemos hidratarnos con moderación antes de rodar. Una vez sobre la marcha, lo ideal resulta tomar algunos tragos de agua o bebida isotónica cada 10 minutos y comer unos cuantos bocados cada 15 minutos. En términos generales y como medidas de aproximación, deberíamos beber un bidón de hidratación y comer una barrita energética por cada hora que dure nuestra ruta en bicicleta.
Así que olvídate de esa tonta idea del “si como antes de salir y al llegar en la bicicleta engordaré”, es cierto que el exceso de comidas pesadas o chatarra afecta directamente el rendimiento a la hora de realizar cualquier actividad física, por ello debemos consumir alimentos altos en fibra, glucosa y nutrientes, para así ayudar a disminuir el desgaste muscular y orgánico que sufre nuestro cuerpo al ejercitarse.

Así que, ¡Bienvenido al mundo del ciclismo! Disfruta, invita a tus amigos a que se unan y salgan y juntos aprenderán más sobre este maravilloso mundo.

Créditos: https://steemkr.com/spanish/@hadley4/consejos-para-iniciarse-en-el-ciclismo-de-montana-mtb

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

¿Cuál es tu opinión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close